627 637 962 |      masiatousclimbing@outlook.com      |      ¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Si estás pensando en practicar la escalada por primera vez primero debes saber que existen distintos grados de dificultad y distintas formas de medir dicha dificultad en función del lugar donde te encuentres. Así que para la iniciación a la escalada te traemos este artículo con toda la información relativa a las gradaciones de dificultad en la escalada. ¡No te muevas que empezamos!

Breve historia de las graduaciones de dificultad

Los sistemas de graduación de la escalada actuales son un derivado del creado por Willo Welzenbach en 1923. Este alpinista alemán decidió recoger las diferentes aportaciones anteriores hechas por otros escaladores como Fritz Benesch o Hans Dülfer, y las ordenó en una nueva tabla de graduación. Originalmente, esta escala constaba de 6 niveles. Los criterios planteados por Welzenbach fueron aceptados y divulgados a nivel general, y posteriormente fueron adoptados oficialmente por la UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo) en 1968. Posteriormente, hacia 1979, esta escala fue abierta para dar cabida a la evolución futura.

Las graduaciones de dificultad de la escalada

Si te estás iniciando en la escalada debes tener en cuenta que la dificultad va a depender del tipo de escalada que practiquemos y del lugar del mundo en el que nos encontremos. Por este motivo, se han elaborado distintos grados de dificultad para acotar cada caso con más precisión. Vamos a ver los 3 grados más conocidos:

Escala UIAA

La escala UIAA, como explicábamos antes, viene derivada del sistema planteado por Willo Welzenbach. Esta escala comprende siete grados de dificultad subdivididos a su vez en menos nivel, nivel natural y más nivel (esto se da en cada uno de los 7 grados, salvo en el primero, que no existe el de menos nivel por razones obvias). Estos niveles están basados en la dificultad de movimientos necesarios para superar un obstáculo en base a la verticalidad, cantidad y calidad de los puntos de apoyo para pies y manos. Vamos a ver los grados:

Grado I (F). Es el grado fácil, de trepada sencilla y con numerosos puntos de apoyo. Para este grado no se necesita equipo de escalada alguno.

Grado II (PD). Grado poco difícil, aunque con menos puntos de apoyo y presas que el grado anterior. Equivale a paredes un poco verticales, con la necesidad de tener tres puntos de apoyo constantes. No se precisa cuerda. Este grado, junto al anterior, son los ideales para la iniciación a la escalada, ya que te permitirán aprender con un riesgo muy reducido.

Grado III (AD). Grado algo difícil. En este grado ya es preciso contar conocimientos de escalada, aunque muy básicos. Se hace necesario el uso de cuerda y equipo de escalada para el descenso. Dentro de este nivel se encuentran los canales que desembocan en aristas, cumbres u horcadas.

Grado IV (D). Grado difícil. Equivale a paredes verticales que requieren técnicas de escalada convencionales. Se caracteriza por la escasez de presas y puntos de apoyo. Este grado suele ser el primero que se da en las escuelas de escalada. En este grado se incluyen chimeneas estrechas que requieren para avanzar la técnica de oposición, paredes muy verticales, fisuras que requieren de la técnica de la bavaresa y aristas abruptas entre otras cosas.

Grado V (MD). Grado muy difícil. Corresponde a paredes muy verticales e incluso a panzas rocosas. Es complicado encontrar puntos de apoyo donde el pie quepa entero y presas en los que se pueda hacer uso de todos los dedos de la mano. Sobre placas tumbadas será necesario el uso de la técnica de adherencia. La fuerza física empieza a importar y, si no hay mucha, es mejor usar apoyos artificiales.

Grado VI (ED). Grado extremadamente difícil. En este grado ya se requiere una práctica y entrenamiento habitual, ya que se realiza sobre paredes verticales y desplomes donde casi no hay puntos de apoyo y es difícil encontrar tres al mismo tiempo.

Grado VII (EX). Grado extraordinariamente difícil. Pasos muy complicados desarrollados sobre paredes lisas y desplomes, estos pasos suelen incluir lanzamientos sobre presas, elevación de los talones por encima de la cabeza o vencimiento de desplomes a fuerza de bíceps. Equivale a vías de escalada deportiva.

Grado VIII (ABO). Grado abominablemente difícil. Nivel reservado a escaladores deportivos profesionales por su increíble dificultad.

Graduación francesa

Dedicada solo a la escalada deportiva recoge nueve grados de dificultad (1-9) acompañados de una letra minúscula (a,b,c) que expresa el subnivel de dificultad salvo en el primer grado al igual que en la anterior graduación. En los niveles superiores además de añade una especificación de + o -. Con lo cual, un ejemplo de las dificultades recogidas en esta escala sería: 6b, 6b 6c, 6c+, 7a, 7a+…

A nivel genérico, se considera que la escalada propiamente dicha empieza en el cuarto grado, puesto que hasta esa dificultad se podría hablar de “trepada”, donde aún se puede llegar a prescindir de la cuerda. El cuarto nivel es el que te recomendamos para la iniciación a la escalada, ya que es el más sencillo.

La graduación de la escalada en España

En España, el sistema más habitual para la escalada en la roca es una combinación de la escala UIAA y la francesa. Es decir, para las vias de menor dificultad se emplea el sistema UIAA (número romanos del I al V, con + o – para afinar más), y después se pasa a la graduación francesa (6, 7, 8, 9 con sus subíndices abc y + o -). Esto resultaría del siguiente modo:

I. Terreno muy fácil, casi andando.

II. Terreno abrupto pero fácil, ocasionalmente hay que utilizar las manos.

III. Trepada, hay que utilizar las manos, pero las presas abundan.

IV. Terreno muy empinado donde ya hay que utilizar la cuerda, es el terreno donde empieza la escalada seria.

V. Escalada difícil que requiere un aseguramiento sistemático, es más o menos el límite de la escalada clásica.

A partir de aquí, 6a en adelante, están las dificultades superiores reservadas a buenos escaladores. Este sistema, al igual que otros, no tiene en cuenta la exposición a peligros objetivos debidos a desprendimientos, mala roca, dificultad o imposibilidad de aseguramiento. Esto da lugar a que, a veces, en algunas guías aparezca el añadido “expo” que alerta sobre los riesgos que deben asumir.

En esta tabla podrás ver una comparativa de las graduaciones que te explicamos junto algunas otras:

En Masia Tous tenemos una gran variedad de dificultades, perfectas tanto para la iniciación a la escaladacomo para los más experimentados. No dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies