627 637 962 |      parqueocio@masiatous.es      |      ¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

La vida actual, en la que todo tiene que estar medido, comedido, estudiado, planificado y sobre todo con el tiempo perfectamente aprovechado, poco tiene que ver con el espíritu y razón de ser con los que se originó la escalada.

En aquellos tiempos, a finales del XVIII, en los que el ser humano quería conquistar los últimos rincones inexplorados del planeta, la escalada se originó como una necesidad, una herramienta para lograr un objetivo, “La última conquista”.

Tipos de escaladores en la actualidad

Hoy en día, tenemos una gran variedad de estereotipos de escaladores que han nacido con la misma evolución de la escalada a través de la sociedad:

  • Tenemos escaladores urbanos de gimnasio, que practican la escalada indoor en sus rocódromos y simplemente lo hacen para mantenerse en forma.
  • Escaladores que no quieren utilizar cuerdas y sólo practican bloque.
  •  Escaladores que combinan el rocódromo con la escalada de fin de semana en roca.
  • Y, por último, los más puros, que han sacrificado muchas cosas de la vida moderna en las ciudades, para irse a vivir al campo o tener trabajos que les permita obtener mucho tiempo para poder estar en la montaña todo el tiempo que puedan y más.

Saber desde donde partimos y adaptarnos

Cuando empezamos a escalar lo difícil es darnos cuenta de donde partimos, cual es nuestra vida, tiempo del que disponemos, recursos, obligaciones y demás cuestiones. Ellas nos van a marcar el camino, que, aunque no queramos seguirlo, resulte muy difícil apartarse de él.

Por mi experiencia de vida, después de todos estos años practicando escalada e intentando vivir de ella, tengo que decir que miro con cierta envidia a muchos amigos que si dieron el paso para despegarse de las rutinas estresantes y distanciarse de esta vida moderna que nos hemos impuesto.

Tenemos que ser realistas sobre cual es nuestro perfil para poder adaptarnos a una nueva disciplina como es la escalada. Sin embargo, conservar una visión romántica de la escalada, nos servirá de motivación para dar el paso “como los auténticos guerreros” y apartarnos, aunque sea por un momento, de las reglas que nos autoimponemos para pertenecer al rebaño de la actual sociedad.

Pase lo que pase ¡Siempre nos quedará la escalada!

Jesús March Sáez

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
Powered by