627 637 962 |      masiatousclimbing@outlook.com      |      ¡SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES!

Las presas suponen la estructura esencial y básica para la escalada en el rocódromo, y en la actualidad existen una gran variedad de presas de escalada, con multitud de formas, colores, materiales, etc. Las presas visten los rocódromos, pero lo más importante es que cada una cumple una función concreta. Por eso, en este artículo te contamos, qué son las presas de escalada, qué tipos existen y qué función cumplen. ¡Empezamos!

¿Qué son las presas de escalada exactamente?

Como decíamos, las presas constituyen el diseño de un rocódromo, esto se debe a que son piezas hechas generalmente con materiales sintéticos, como resina sintética o poliuretano, que nos van a permitir el agarre o la sujeción en el muro de escalada. El objetivo de estas piezas es imitar las condiciones de escalada en la roca natural.

Podrás encontrar las presas de distintos tamaños, formas y colores, así como pueden estar hechas de diferentes texturas para imitar la rugosidad de las rocas.

¿Qué tipos de presas de escalada existen?

Las diferentes variedades y modos de agarre son los que van a determinar principalmente la dificultad de la pared, junto al grado de inclinación. De modo, que las presas juegan un papel esencial en la escalada. Existen multitud de tipos, así que vamos a verlos.

Tipo Cazo

Este sea quizás el agarre más cómodo de todos, ya que es el de más tamaño y posibilita el agarre con toda la mano. Favorece el descanso de los brazos y los cambios de mano, así como recolocar el centro de gravedad.

Es un agarre básico para aquellos que se estén iniciando en la escalada. Es la presa en la que el escalador se siente con una mayor seguridad, haciendo que el escalador coja confianza en el momento de trepar por el muro. Y para aquellos más experimentados, son perfectas para los momentos de saturación, ya que esta presa es como una vía de escape que te permite descansar y recuperar la fuerza para seguir subiendo.

Tipo Romo

Esta es una presa en la que los dedos y la mano se mantienen por adherencia y fricción, así que, cuanta más superficie de la palma de la mano apoyemos, más fricción se genera y, por tanto, más agarre. A pesar de su gran tamaño y su forma redondeada, puede resultar complicado, puesto que tiene un agarre casi liso, por lo que no tiene partes en las que se puedan fijar o introducir los dedos.

Estos son tipos de presas que pueden resultar muy técnicos y que se suelen usar en competiciones de alto nivel, creando rutas o boulders más complicadas de dominar la escalada en el rocódromo.

Tipo Pinza

Estas presas pueden resultar muy cómodas o ser todo un reto, todo dependerá de su grosor, cuanto más finas sean, mayor dificultad de agarre. Esto se debe a que el agarre se lleva a cabo con el pulgar y el resto de la mano en oposición a este, es decir, que el pulgar irá en una parte de la presa y el resto de dedos en la parte opuesta de la presa. Esto crea una especie de “pinza” con las manos que es lo que da nombre a la presa. Las pinzas variarán de tamaño y dependiendo de éste necesitarás más o menos fuerza muscular.

Tipo Agujero o Pocket

Son agarres de poco tamaño y de profundidad variable, en los que el agarre se puede hacer con uno, dos o tres dedos, y en función de esto recibirá el nombre de monodedo, bidedo o tridedo.

La dificultad de esta presa dependerá principalmente de la profundidad y del número de dedos que quepan en ella, y, también, de la inclinación del muro. Este tipo requiere de mucha precaución, ya que pueden resultar altamente lesivos, especialmente los monodedo.

Tipo Regleta

Las presas de tipo regleta consisten en un agarre plano o ligeramente inclinado. Si te estás iniciando en la escalada, quizás este no sea el tipo más adecuado para ti, ya que son agarres muy pequeños, de aproximadamente 2,5 a 3cm de profundidad, así que requieren de experiencia y de una técnica pulida, además exigen una gran fuerza muscular en los dedos. Para este tipo de presas existen varias formas de agarre, que dependerán de la fuerza aplicada y de la posición de los dedos:

En primer lugar, tenemos el agarre cerrado o de cerrojo, es decir, con las falanges muy flexionadas, apoyamos sobre la presa las yemas de los dedos, usando el pulgar como cierre, apoyándolo sobre los dedos contiguos. Este tipo puede suponer un alto riesgo de lesión si no se tiene experiencia.

En segundo lugar, está el agarre arqueado, por el cual se agarra la presa arqueando todos los dedos, salvo el pulgar, a un ángulo de 80 o 90º con respecto a los nudillos. Si se arquean más los dedos se generará estrés en el tendón y se perderá eficacia en el agarre.

En tercer y último lugar, disponemos del agarre en extensión. Este tipo puede hacer de la escalada en el rocódromo todo un paseo, ya que de los tres es el menos lesivo, ya que ejercemos menos fuerza sobre la presa. En este, las falanges están extendidas y el pulgar no se agarra a la presa. Se usan cuando tenemos un buen equilibrio, cuando no tenemos necesidad de ejercer mucha presión sobre la presa, esto nos permitirá oxigenar un poco el brazo, dejarlo descansar.

Tipo Lateral

Recibe este nombre porque el agarre es mejor cuando el peso del cuerpo se deja caer en posición opuesto a la presa. El agarre se encuentra ubicado de manera vertical, y puede ser de cualquiera de los tipos mencionados. Este tipo presenta una desventaja y es que puede ser complicado mantener el equilibrio. Cuanta más fuerza se ejerza sobre el agarre mayor libertad de movimientos tendremos.

Tipo Invertido

La dificultad de este agarre reside en el hecho de que obliga a colocar la palma mirando hacia arriba, de ahí su nombre. En general, son agarres tipo regletas, pinza, cazos, etc. Cuya posición está invertida y la deberemos coger con los dedos mirando hacia arriba.

Un consejo muy útil para manejarse con este tipo de agarres es que cuanto más te pegues a la pared y más próximo a esta tengas el centro de gravedad, más fácil te resultará. Y ojo con la posición de la muñeca y de los dedos, ten especial cuidado con ella para evitar lesiones a la hora de oprimir.

Presas Infantiles

Estas presas están pensadas para manos pequeñas, para que su agarre sea más sencillo, además pueden ser utilizadas con calzado de calle. Las formas con las que están diseñadas son perfectas para la iniciación, e invitan al juego y hacen del aprendizaje un proceso más sencillo y agradable.

La escalada en el rocódromo puede ser una experiencia muy satisfactoria, tanto si eres todo un experto como si no tienes experiencia, solo necesitas saber dónde poner las manos. Esperamos que este artículo te haya resultado útil y te sirva para animarte a practicar este deporte de altura.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies